lunes, 13 de diciembre de 2010

Rubén D. Rodríguez: "Lo he dado todo por este club"

Rubén D. Rodríguez llegó al waterpolo por casualidad y se apasionó por él casi contra su voluntad; la cercanía de la piscina de la U.E. Horta lo condicionó a sus primeros tanteos con el balón amarillo, y aunque él siguiera prefiriendo el fútbol y el baloncesto y no consiguiera cogerle el gusto a nadar, el empeño y la dedicación de Tomás y Suso, sus entrenadores, lentamente fueron catequizándolo en los sacramentos de un deporte que se transformaría casi en una obsesión. Debutó en División de Honor a los 18 años con el C.N. Poble Nou, y a los 22 cogió las maletas y se vino a Valencia. Actualmente es el director técnico del C.D Waterpolo Turia-convirtiéndose de paso en el DT más joven de División de Honor-, el primer entrenador del filial y del juvenil, Director técnico de waterpolo de la Federación Valenciana de Natación y seleccionador de todas las categorías, además de miembro de la comisión técnica de waterpolo de la Federación. Confiesa que tiene pendiente el comenzar cuanto antes la carrera de Historia, una de sus aficiones preferidas, junto con pasar tiempo con su familia e intentar transmitir a sus pupilos los valores que sus maestros le inculcaron; trabajo duro, sacrificio, responsabilidad, puntualidad, compañerismo, y aprender a valorar lo que se tiene en el momento en que se tiene. Eso, y que no vale cualquier cosa con tal de ganar.
¿Quién te inspira, por quién pierdes el norte?
Mi mujer y mi hijo sin discusión. Tania es el faro que me guía en cada instante de mi vida. Me da un punto de vista diferente al que yo suelo ver o quiero ver. Me hace pensar, meditar, recapacitar y sobre todo, me enseña cada día a ser mejor persona. Y Hugo, mi pequeño, es la sonrisa eterna que me alegra todos los minutos de mi existencia. Verle reír y sobre todo, verle tan feliz me da vida y ganas de seguir disfrutando de la misma, con las máximas fuerzas.
¿Cuántas horas al día, a la semana, le dedicas a tú trabajo?
Buf, yo no sé los demás entrenadores, pero en mi caso demasiadas. Muchas más de las que debería dar. Sólo mi mujer y yo sabemos realmente lo mucho que invierto en mi trabajo. Poca gente o nadie sabe lo duro que es este trabajo si uno tiene familia. Son todas las tardes de cada día, todos los sábados algunos de ellos completos mañana y tarde, y además al jugar en domingo los partidos de casa ni te cuento. Además también entrenamos 3 mañanas. Si a esto le sumamos las horas que invierto en casa para planificar, gestionar o analizar partidos, me salen demasiadas. Y es duro porque me ocupa el tiempo total de estar con mi familia, que son todas las tardes y el fin de semana. Y no hay dinero en el mundo que pueda pagar eso.
¿Cómo llegaste a Valencia?
Tenía ganas de salir de mi casa, de mi ciudad y probar una aventura nueva. Tenía 3 ofertas y me decidí por Valencia. Sin duda la mejor elección e inversión de mi vida hasta ahora.
¿Por qué cuándo desapareció el antiguo Waterpolo Valencia y bajó de categoría, no tomaste la salida más lógica y buscaste otros horizontes, como hicieron muchos?
Fue muy duro la verdad, todos los profesionales que había se fueron, todos. Y lo entiendo y apoyo, son profesionales y este deporte es su vida. Yo también tuve la oportunidad de irme a un buen sitio pero preferí arriesgarme, porque esa fue la palabra, arriesgar. Llevaba ya 5 años trabajando con la base y había muchísima ilusión en esos niños, muchísima. Valencia por desgracia carece de buenos profesionales para este deporte y en ese momento no había nadie ni nadie quería coger el timón de la nave. Yo siempre he trabajado desde la ilusión y los sueños y esta oportunidad era para cogerla. Aunque con ella, estaba a punto de enterrar lo mejor que había hecho hasta la fecha y lo que me hacía realmente feliz, muy feliz, que era jugar a waterpolo. Con 28 años y muchos años por delante, pero sobre todo con enormes ganas de seguir jugando, tuve que pagar un gran peaje. Retirarme antes de tiempo. Todo por un proyecto. Pude ser egoísta y no lo fui.

¿Quiénes son las personas claves de este gran proyecto y sin las cuáles esto no tendría futuro?

Siempre he dicho que el Waterpolo Turia vive y existe por el trabajo excepcional de dos personas, Ignacio Furió, el Presidente y Silvia Navarro, la secretaria y segunda de a bordo. Ellos crearon un club de la nada y con su eficiencia y profesionalidad lo han llevado a la élite del panorama nacional. Se les debe todo y aún hay gente que no es consciente de ello.
¿Le ves futuro a este club, a este proyecto?
Mucha gente de este mundo, de fuera de Valencia y especialmente de Cataluña me suelen decir que el día que yo me vaya de aquí, este club a nivel competitivo desaparecerá. Pero no estoy de acuerdo ni quiero pensar en ello, sé que me lo dicen porque soy la cabeza visible en la parte deportiva. Este proyecto tendrá futuro si a Ignacio y a Silvia, se les añade más gente comprometida y si las instituciones se comprometen a ayudarnos con seriedad y regularidad
¿Cuáles son los valores del Turia?
Humildad y compañerismo. Una vez unidos y asumidos estos dos valores, vamos a por el tercero; la ambición.
¿Qué objetivos tienes con tus jugadores?
Que aprendan a ser mejores personas cada día. Que asimilen valores positivos y sean conscientes de lo afortunados que son. Lo tienen todo para ser felices sin hacer daño a nadie. Y si además les puedo enseñar a jugar mejor, perfecto.
Tu trabajo en el Turia se caracteriza por la confianza en el talento joven…
Y siempre lo haré así. Confío e invierto en ellos dos o tres años antes de lo previsto. La cantera y su cuidado es mi mayor preocupación. Sin ellos la historia es menos bella.
¿Qué esperas de tu equipo este año?
Que aprenda y disfrute por igual.
¿Qué objetivo marcas a largo plazo?
Un salto de calidad a todos los niveles de manera urgente. Uno no puede estar siempre en el mismo sitio, esto produce dejadez y monotonía, una de las lacras de nuestra sociedad. Siempre debemos avanzar, aunque sea lentamente. Sólo así creceremos como individuos. Disputar la Copa Len en 5 años es el objetivo de este club. Es un reto que se puede conseguir.
¿Cómo resumirías el inicio de liga en estas primeras 6 jornadas de liga?
Fantástico. Decidimos embarcarnos en una aventura con un final escrito de antemano. Nos hemos tirado a 10.000 metros de altitud sin paracaídas, pero el equipo se resiste a morir y coge cada segundo de caída como una oportunidad de salvarnos. Es por estas cosas por las que puedo decir bien alto que me siento muy afortunado de poder entrenarles. Es el equipo que todo entrenador quisiera entrenar. Son sencillamente, los mejores.
¿Cómo y dónde ves tu futuro?
Realmente me gustaría seguir ligado al Turia, pero por otra parte muchas veces tengo la sensación de estar finalizando una gran etapa de mi vida. Dentro de unos meses tomaré una gran decisión y quiero meditarla bien. Quiero seguir creciendo como persona y como entrenador. Este club me encanta, el proyecto deportivo es mío y confían en mí. Pero año tras año hay mil problemas ajenos a lo estrictamente deportivo. Este año por ejemplo, estamos en la élite con un trabajo bestial de cantera y nos han bajado la mitad de presupuesto y tenemos mucho menos espacio de piscina que el año pasado, esto sólo por citar dos ejemplos. Queremos crecer pero no nos dejan.
¿Hay futuro para el waterpolo en Valencia?
Espero que sí. Primero los padres de nuestros chavales deben ser conscientes de que somos un club diferente, y que el club es de todos. Que se integren urgentemente en el organigrama directivo y que aporten cosas positivas. Qué se mojen. A partir de ahí las instituciones deben dar un paso hacia adelante hacia un club modélico, que está consiguiendo grandísimos resultados y está llevando el nombre de Valencia por toda España. Y luego los patrocinadores deben aparecer ya. Con una parte mínima de la inversión que dedican a otros menesteres, aquí se podrían conseguir grandes cosas.
¿Tú mejor momento como entrenador?
Por encima de cualquier logro, el día a día con los jugadores. Verlos crecer como personas y como jugadores no tiene precio. Y como resultado, la victoria sobre Moscardó en la semifinal de la Preliminar de Madrid Cadete que nos permitió jugar por primera vez una final de Campeonato de España hace ya cinco años. Fue épico. Ese triunfo ha sido sin duda la clave para llegar hasta donde hemos llegado deportivamente. Y los chavales lo saben porque les avisé dos años antes que ese día iba a ser donde iba a aparecer el gran muro. Mis jugadores se saben la historia y a partir de ahí empezaron a escribir grandes gestas, a cual más difícil.
¿Y el peor?
El día que nuestras vidas tomen caminos separados y tenga que separarme de ellos. Me da miedo que llegue ese día.

¿Algo que te gustaría agregar, algún mensaje que quieras lanzar, o algo que se te haya quedado por decir?

Espero y deseo que el día de mañana, cuando yo ya no esté, haya quedado un pequeño legado de mi trabajo en cuanto a valores y estilo de la escuela. He invertido muchos años y miles de horas en este proyecto tan bonito llamado, Waterpolo Turia. Que la gente sepa que lo he dado todo por este club.
Vivallo.

4 comentarios:

Sergi dijo...

Molt bona entrevista, molt bó entrenador. D´on no hi havia res a tret or en aquests ultims anys. Per aquí a Barcelona ja es parla molt d´en Ruben. Aviat aquest noi vindrá a Catalunya a entrenar a un dels grans.

Una forta abraçada a tots.

Anónimo dijo...

Lo mejor que he visto en este blog. Muy buena entrevista!

AnnaSubi dijo...

Si os interesa hay fotos del partido en este código de enlace

o si no llegais por este intentar por el otro
http://picasaweb.google.com/WPAese13/K20101212TuriaVsMediAbsMasc#
Espero que os gusten

Anna

Noticias Waterpolo Manresa dijo...

Bones fotos Anna.!!
La entrevista fantástica y sobre Rubén que decir.... un 10 como persona y un 10 como DT, en Valencia decir Rubén es decir Waterpolo.
Felices fiestas a todos.